Los tratamientos odontológicos no han parado de evolucionar en busca de la perfección, desde el punto de vista funcional y estético. Como hemos visto en otros posts de Boca a Boca, los implantes de hoy tienen poco que ver con los de hace apenas unos años, lo mismo que los materiales utilizados en las prótesis, ya sean fijas o removibles. Las carillas estéticas son un paso más en esta evolución hacia el diseño de la sonrisa perfecta. Una técnica cien por cien personalizable, indolora y no invasiva. Y además en tiempo récord. ¿Se puede pedir más?

Existen dos tipos principales de carillas dentales, las de composite y las de porcelana feldespática. Estas últimas son las que aportan más ventajas en todos los sentidos.

Se trata de unas láminas de porcelana muy finas (desde 0,3 mm, el grosor de una lentilla) y ultra resistentes, que recubren la cara externa de los dientes. Se colocan sin necesidad de extraer la estructura dental sana, y generalmente sin tallarla, por lo que el diente permanece intacto. Podemos hablar, pues, de un tratamiento reversible y no doloroso.

Estas finas láminas de porcelana permiten obtener un resultado estético excelente y una personalización  para cada paciente, y para cada diente. Están especialmente indicadas para casos en los que el paciente desea una mejora de su estética dental; pero también para solucionar leves anomalías, como restaurar pequeñas fracturas y desgastes en los dientes, cerrar los espacios interdentales (diastemas), corregir formas anómalas y dientes torcidos, cambiar el tamaño o blanquear los dientes.

Además, las carillas de porcelana feldespática aportan otras ventajas:

-Un color y un brillo estables, que no se pierden con el paso del tiempo, ni siquiera con el consumo de alimentos como el café, el vino o los frutos rojos.

-Una apariencia más natural

-Gran resistencia al desgaste y larga duración (hasta 15 años)

-Alta biocompatibilidad con el tejido periodontal (no hay riesgo de rechazo)

Personalización total de cada pieza, tras un estudio estético integral y un modelado previo de la carilla, para ajustarla perfectamente antes de su fabricación y tallado final.

Sin embargo, al tratarse de capas muy finas de cerámica, son piezas frágiles que pueden fracturarse como consecuencia de una fuerte masticación. Por tanto, se recomienda su uso para los dientes anteriores (superiores y/o inferiores), los que son más visibles.

En cualquier caso, tal y como hemos visto, las carillas de porcelana feldespática son sin duda la mejor solución para lograr esa sonrisa perfecta que tanto deseamos.

¿Quieres más información sobre este tema?

loaderPor favor espera..