Cuando pensamos en implantes dentales pensamos en dos cuestiones principalmente: cuánto me va a costar y cuánto me va a doler. Son dos cuestiones que quizá hace unos años tenían sentido, pero no hoy. En los últimos tiempos la odontología, y especialmente la implantología, han vivido en constante evolución, aportando soluciones innovadoras y variadas, en materiales y técnicas, que han revolucionado la medicina bucodental. Hay opciones para todos los bolsillos y la cirugía es  más precisa, más eficaz (hasta un 95% de tasa de éxito) y prácticamente indolora.

Si hablamos de materiales, tanto de los implantes como de las prótesis, podemos elegir diferentes combinaciones, en función de la estética, de la biocompatibilidad, de la resistencia a la corrosión, del tipo de pieza dental (diente o molar)… o del bolsillo. Veamos los más utilizados:

ALGUNOS MATERIALES PARA IMPLANTES

Titanio

Es el material estrella. De hecho, actualmente la mayoría de los implantes dentales se fabrican con titanio. Sus principales ventajas: durabilidad, resistencia y biocompatbilidad. Es además un material que favorece notablemente la osteointegración del implante dental (unión biológica con el hueso).

Pueden ser de titanio puro o de aleaciones con diferentes grados de pureza, en función de su contenido en hierro y oxígeno. Cuanto menos hierro, mayor resistencia a la corrosión.

También pueden ser sistemas de una o dos piezas (un implante al que se une un poste en el que se fija la prótesis).

Tantalio

Además de ser un material muy biocompatible, su gran innovación se produce en el cuerpo del implante roscado. Consiste en un diseño con una estructura reticular en la parte central, como las que tiene el propio hueso medular, de manera que éste penetra y crece entre las retículas de tantalio aumentando de forma considerable el anclaje del implante.

ALGUNOS MATERIALES PARA PRÓTESIS SOBRE IMPLANTES

Zirconio

Especialmente indicado para personas con alergia o extrema sensibilidad. Su aspecto y color es como el de la cerámica, muy parecido al diente.

Sin embargo, las coronas de cerámica con base de zirconio presentan una menor resistencia a las fuerzas de tracción, por lo que no es aconsejable para restaurar piezas molares. Si bien el zirconio monolítico supone un avance que ha permitido solventar este problema, gracias a las últimas tecnologías CAD-CAM, que permiten diseñar toda la pieza por ordenador en un único paso.  

PEEK

Este biomaterial, nuevo en el mundo de las prótesis dentales, es muy utilizado para fabricar prótesis de caderas, vértebras, rodillas, etc. Las recientes investigaciones han abierto su uso a la industria protésica para confeccionar pilares, armazones de dentaduras removibles o marcos de prótesis fijas.

OTROS MATERIALES

Otros materiales para confeccionar prótesis dentales, coronas o puentes, suelen ser la resina (especialmente para prótesis removibles), el composite (más utilizado para empastes o como remedio temporal), el metal (muy antiestético y anticuado) y la cerámica o porcelana, ésta última muy similar a los dientes reales, aunque menos resistente que el metal cubierto de porcelana. Por esta razón se suele utilizar para restaurar los dientes frontales.

Estos son solo algunos ejemplos de los materiales más utilizados hoy en día, pero la ciencia sigue avanzando e investigando continuamente nuevos materiales protésicos y nuevas soluciones que aporten resultados más biocompatibles, duraderos y estéticos.

 

¿Quieres más información sobre este tema?

loaderPor favor espera..